h Malinorne: HITHLUMINATI - II

Malinorne

Bloc cordelero del Dr Eleder, profesor de la Universidad Autónoma de Númenor: UAN

noviembre 16, 2004

HITHLUMINATI - II

Eleder, Feadûr, Celebnár y Eledhwen caminaban presurosos por una de las avenidas más populosas de Ciudad Númenor. Había pocas carrozas por la calle. Se detuvieron en una parada de mûmak-bus; y mientras esperaban su llegada, Eledhwen se volvió hacia Eleder:
-Eh… ¿Está seguro de esto, Doc? Mire que se puede meter en un buen lío… Esto no es un crucigrama quenya ni un acertijo hobbit, ¿sabe?
-¡Señorita! –replicó Eleder, airado- ¡Está usted hablando con el Doctor Eleder, El Que Sacó Más De Tres Puntos En El Examen De DDIPE, puntuación que nadie en la Historia ni en las Leyendas ha podido superar, salvo Uno! Usted esté tranquila, que en menos que canta Maglor habremos resuelto lo que le inquieta.

Feadûr dio un codazo a Celebnár, y le susurró: -Oye… ¿tú sabes qué es eso del DDIPE?
-¡Claro! –respondió ella, igualmente entre murmullos- Es el Departamento de Datos Intrascendentes y Preguntas Estúpidas del doctor Calacolindo. Me estudié su temario hace unos meses.
-¿¿Cómo?? ¡¡Ahora entiendo lo de tus preguntas absurdas en el Trivial!! –respondió Feadûr, indignado -¡Y dijiste que te sabías la de “Cuánto medía la cuerda que los elfos de Lórien dieron a Sam” porque te ibas a especializar en Cordelería Hobbítica!

Mientras los alumnos discutían, llegó el mûmak que les llevaría a casa de Eledhwen. Tras acomodarse en él, Eleder cruzó los brazos, miró a la semielfa y le conminó:
-Bien, aquí ya estamos en toda intimidad. Díganos de qué se trata lo que tiene que hacer.
Eledhwen miró a sus tres compañeros de viaje. –Bueno… es una tarea bastante dura, Doc; ¿está seguro de que estos chavales podrán…?
-¡¡No pasa nada!! ¡Seremos muy útiles, ya lo verán! –gritó Feadûr.
-¡¡Claro que sí!! ¡Tenemos experiencia! –siguió Celebnár.
Eleder les miró.
-Disculpen… ¿Cómo dicen que tienen experiencia si la señorita Eledhwen aún ni tan siquiera nos ha dicho de qué se trata?
Los compañeros se miraron.
-Bueno… Da igual; seguro que tenemos experiencia –respondió ella-. Hemos hecho muchas cosas; tenemos experiencia en casi todo.
Eledhwen suspiró. –Bueno, doc; tú lo has querido –dijo-. Ésta es la historia:

***********
Hace mucho, mucho tiempo, más allá de ríos, páramos y campos, existía la Tierra de Hithlum; rodeada por la niebla, las tinieblas y la bruma, convivían en ella extraños seres legendarios con épicos y bravos héroes. Se hablaba del gran Barborus, temible ser arbóreo de depravadas costumbres, pues gustaba de comerse a los orcos; de Handûr el Grande, oscuro rey de las Riberas Sombrías, de costumbres aún más depravadas, pues gustaba de comer CON los orcos. Se mentaban otros seres aún más terribles, como el Vil Cambragius que engañaba a sus víctimas con voces que parecían ser quenya, o del mago Akinius, que, armado con una pequeña vara de arce, mantenía a raya a los espectros.

Los tiempos y las Edades pasaron. Para cuando llegó la Novena Edad, Hithlum era una región fértil y populosa, de pintorescos y agradables paisajes, surcada por antiguos caminos y de variada y sana gastronomía. En las Montañas del Eco se habían creado estudios de grabación, la Cirith Nínniach albergaba campeonatos de puenting, y en el Lago Mithrim se cosechaban mejillones.

Pero algunos no habían olvidado las Antiguas Tradiciones. Por doquier subsistían Hermandades Oscuras, llamadas Hithluminati, que ambicionaban su gloria de antaño. Se decía que extendían sus tentáculos incluso por las modernas y evolucionadas ciudades de Elendalf, Eglarest y Artalonde. Nada se escapaba a su control… ¿Nada? ¡Alguien lo hizo!

Una semielfa había conseguido escapar, principalmente gracias a que casi nadie creía en su existencia. Y sabía que los Hithluminati guardaban el arma que les destruiría en un sitio seguro: la Caja Fuerte del Rector de la Universidad Autónoma de Númenor. Pues decía la leyenda que esa caja nunca era abierta, porque era de allí de donde surgían los sueldos para los profesores, de manera que no había en toda Arda lugar más seguro que ése.

Y la caja tenía una combinación, que los Hithluminati protegían y guardaban; y si la semielfa lograba descubrirla…
***********

-…acabaré con ellos. Eso es lo que dice el trasfondo del juego –terminó Eledhwen, en un silencio sólo roto por el motor del mûmak; y miró a Eleder, que seguía cruzado de brazos, sonriendo.
-Ya entiendo, ya entiendo. Muy bien; por favor, señorita Eledhwen, Celebnár, Feadûr… no se preocupen de nada. Sé cómo funcionan estas cosas. ¿No he sido acaso largos años compañero de claustro de Gil-Galen? ¿No he oído hablar de todos los entresijos de todos los juegos de tablero? Para obtener la combinación hay que escapar de las acechanzas de los rivales, penetrar en el Lugar Secreto, confiar en el azar… ¿se jugará con dados de 12, no? Y la última partida se jugará en su apartamento, ¿no?
-Eh… Bueno, sí, pero Doc, no te confíes; recuerda la última vez que te retaron a algo… Todavía hay chistes sobre
-ESO NO VIENE AL CASO, gracias, señorita Eledhwen, ningún problema, la combinación será de las típicas, un número y una letra, ¿no es así? Y estará en su casa en un sobre, ¿me equivoco?
-No, no te equivocas, Eleder, pero escúchame, por todos los Balrogs, vas a conseguir que…
-¡Un número y una letra! Eso tiene que ser fácil… ¿1-A, por ejemplo? –cortó Celebnár.
-Bueno, no hay tantas combinaciones… podemos probarlas todas, si no… 4-D, por ejemplo… -continuó Feadûr.
-Pues nada; a su casa, señorita, a coger el sobre, luego a donde el Rector, y hala, a trabajar para preparar Yule… De paso podremos saludar a sus compañeros… pero bueno, dígame, ¿y en qué se juega esto? ¿En tablero, en mesa, con dados, cartas coleccionables…? ¡Me encantará ver…!
-¡ELEDER! ¡MALDITO ESTÚPIDO! –gritó Eledhwen, señalando al comienzo del mûmak.

Una horrible cara enmascarada miraba desde el asiento del conductor a los cuatro compañeros con una siniestra sonrisa. Era una de esas sonrisas que daban a entender que si se quitaba la máscara, el resultado sería aún más horrible. Sostenía el volante con una mano, y con la otra, les apuntaba con una diabólica y tenebrosa arma salida desde los más ocultos infiernos: una Ballesta. Sólo verla heló la sangre de Eleder.

-En vivo… -oyó farfullar a Eledhwen- Maldito idiota… Se juega EN VIVO… y ahora…
-Os atrapamossssssss……. Oh, sí, os atrapamosssss…… Y vendréisssss…. Con nosotrosssssssss!!!!! –y pegó un tremendo volantazo que desvió al mûmak de su ruta y lo hizo penetrar en un oscuro callejón, dando unos tumbos que hacían recordar a un trol borracho siguiendo la línea blanca.

-Bueno, aquí tiene, Eleder… Usted mismo lo quiso. Tendrá suerte si salimos de ésta para Yule… -musitó Eledhwen.
-De hecho, ¡tendremos suerte si salimos! –matizó Celebnár.
-¡Bueno, bueno! ¡No se preocupen! ¿Saben lo que les digo? Lo conseguiremos; derrotaremos a esos seres, alcanzaremos su Lugar Secreto; robaremos la combinación, ¡y descubrirán que La Maldad, El Terror y El Miedo no pueden apagar la Llama de la Sabiduría, la Ciencia y el Saber! ¡Amigos, compañeros… ¿qué digo?! ¡Seremos más que amigos en esta aventura! –alguien carraspeó-. ¡Seremos La Comunidad de Hithluminati! –una banda sonora pareció descender sobre los cuatro, y se oyeron “¡Sí!” “¡Bravo!” “¡Por supuesto!” “¡Ja, ja, ja!ª Y tras una breve pausa: “¡Bien! ¿…A dónde vamos?”.

Celebnár, Eleder y Eledhwen miraron fijamente a Feadûr.

-Eh… je, je, era una broma.


La aventura más peligrosa del Doctor Eleder había comenzado… ¿Se acabarían aquí las andanzas del Catedrático, y la Evaluación Contínua de sus alumnos?

La respuesta, entre HITHLUMINATI

7 Comentarios:

Blogger Gil-Galen dice...

Yo he sacado un 4 en el test del DDIPE, que conste. Y creo que Eleder, a tu edad no estas para jugar en vivo ni siquiera con hithlumnianos.... en serio ¿necesitas ayuda de una joven noldo como yo? O:-)

5:25 p. m.  
Blogger Ulmo Vailimo dice...

Uhm....la verdad es que con el paso de las edades los hijos de iluvatar son cada vez mas enrevesados en el planteamiento de sus gestas heroicas.... Si es que ya no saben que inventar...

...bueno me voy que tengo un partida pendiente de war in the middle earth con manwe y melkor..y manwe sigue empeñado en ser esta vez el bando de la oscuridad...tsk

Pd: La última vez que casi nos convence empezó a mentar algo de orcos rosa...será mejor que me de prisa...

6:04 p. m.  
Blogger Luiyo dice...

Jajajajajaj!!

9:43 p. m.  
Anonymous Anónimo dice...

eledhwen: "¡Cerrad la boca y ágachaos, por Elbereth, que os van a dar!!!"

11:46 p. m.  
Anonymous Anónimo dice...

Bueno, este blog ya casi empieza a tener categoría :)

7:15 p. m.  
Blogger DrEleder dice...

Ya me gustaría verles a ustedes aquí, ya... Lo dura que es la vida de un humilde Catedrático... Por cierto, ¿quién es usted, señor Anónimo? Sólo por curiosidad, claro. No tengo nada en contra de los Anónimos; de hecho, he tenido épocas en las que he recibido a cientos de ellos...

1:22 a. m.  
Anonymous Anónimo dice...

¿Los mûmakil tienen volante? Yo pensaba que iban con dos palancas, como los vehículos-oruga.

9:48 p. m.  

Publicar un comentario

<< Principal