h Malinorne: Respuestas al Examen

Malinorne

Bloc cordelero del Dr Eleder, profesor de la Universidad Autónoma de Númenor: UAN

junio 23, 2005

Respuestas al Examen

Hay pocas visiones equiparables en la Tierra Media a la súbita acometida, rampante y gloriosa, de la figura singular, noble a la par que impresionante, de un BalrogBedel en el cumplimiento de su deber.

Este deber estaba relacionado, en esta ocasión que nos ocupa, con cierta sombra que, subrepticia y oculta, pretendía introducirse sigilosamente por uno de los ventanales que conducían (para alguien con habilidades Gollumíticas, o si no, al menos, con motivación suficiente) al despacho del Doctor Eleder.

-¡Eh, tú! ¡Ven aquí! -gritó este BalrogBedel del que hablamos, y agarró con su poderoso brazo la pierna de la figura que intentaba en vano ahora escabullirse de esa férrea presión- ¡Señor! ¡Mire lo que tengo!

La puerta del despacho se abrió, y por ella, bostezando y con unos ojos que aparentaban esconder legañas del tamaño del Taniquetil, apareció la cabeza del doctor Eleder.

-¡Por Manwë Súlimo Herunúmen, señor BalrogBedel! ¿Se puede saber a qué viene despertarme a esta hora?

El BalrogBedel se quedó mirándole con cierta cara de incomprensión. -Son las siete de la tarde, señor -repuso.

-¡Vaya! -contestó Eleder, conteniendo a duras penas otro bostezo- No pensaba que era tan tarde... quiero decir... Bueno, dejémoslo. ¿Qué me trae usted aquí? -y se acercó a la oscura figura que ya había dejado de intentar evadirse de la garra del BalrogBedel, y había pasado a mirar a los árboles y silbar distraidamente, en la típica postura del "No, si yo pasaba por aquí", por ver si eso funcionaba.

No funcionó.

-¡Señorita Celebnár! -gritó Eleder, sorprendido- ¡No puedo creerlo! ¿Usted, precisamente usted, intentando entrar de forma sibilina en mi despacho? ¿Cómo ha podido hacerlo?

-Eh... -Celebnár, algo preocupada, empezó a rebuscar en su memoria buscando frases del legendario Manual de Frases Para Decir Cuando Te Han Pillado, el Inye lá né- ¡La idea fue de Fëadûr! -bien, era una de las primeras frases, pero solía funcionar. Los profesores conocían a Fëadûr.

Tampoco funcionó. Eleder carraspeó, y miró ceñudo a Celebnár.

-Bueno... está bien... lo confieso... yo... ejem... intenté entrar en el despacho para buscar las respuestas al examen de la semana pasada -la cara de Celebnár denotaba una profunda compunción.

-¿Las respuestas al examen? -Eleder enarcó las cejas- Muchos alumnos, en la larga historia de la Universidad Autónoma de Númenor, han intentado robar las respuestas a un examen antes de que éste se celebrara... ¡pero éste es el primer caso que conozco donde alguien intenta robarlas DESPUÉS de haberlo hecho!

-¡La culpa es suya! -protestó, airada, Celebnár- ¿Cuándo pensaba publicar esas respuestas? ¡Nos tiene a todos en ascuas!

-No se preocupe, señorita Celebnár; de hecho, dado que está tan interesada, se las daré a usted misma para que las publique en el tablón. Están -y entró de nuevo en el despacho- justamente aqu... Vaya, habría jurado que... ¿debajo de la orcocola? -comenzaron a oirse ruidos extraños en el despacho. Celebnár y el BalrogBedel se miraron- No puedo haberlo metido en... ¡ah! aquí está, estaban debajo de la almoh... ejem -y salió de nuevo-. ¡Aquí están! Un poco, bueno, arrugadas... pero aquí tiene las

RESPUESTAS AL EXAMEN


1. Palabra con letras adyacentes: hostuvar era una buena opción, con las letras seguidas S-T-U-V. Si existiera un verbo que fuera algo así como "karsta", podríamos haber llegado a una más, pero no parece que existan grupos triconsonánticos en quenya.
2. Aliteraciones: todas muy correctas.
3. Anagramas: lo mismo. Aunque era posible ir a cosas un poco más complejas, como:
MÍRIMA ISTAMAR NÚMENÓREO: "Universidad Autónoma de Númenor"
MERIN MAUSTA IRIMA OROMEN: "Quiero obligar al bello Orome"
4. Lipogramas: son correctos. Pero quizás les interese la famosa página de "frases sin A" que pueden ver en ELM. Por cierto, señorita Keleb, "tu nombre" sería "essetya", aunque es más común usar -ly- para todos los casos (y _antonyáva_), y el plural de _avahaira_ es _avahairë_. "En las que" sería _yassin_.
5. Jitanjáforas: muy bien ambas (me resisto a buscar algo que pueda significar "omendil", que rima demasiado con cierto colega catedrático).
6. Las palabras con eco, en efecto, iba más por las respuestas de la señorita Keleb-dûr; pero suele ser más interesante cuando van en una frase coherente. Algo así como: i Envinyatar Atar hilië i lië or alcarin arin ("el padre renovador siguió al pueblo sobre una gloriosa mañana")
7. Homófonas: ¿era tan difícil? _na_ y _ná_ valen si no se cuenta la longitud; pero si se cuenta, hay otros: _vanya_ puede ser un hijo de los (ejem) Hermosos Elfos, o el verbo "desaparecer"; _carnë_ puede ser "rojo" o "hizo", y _linde_ puede ser "bellos" o "canción". Seguro que existen más.
8. Panvocálicas: correcto. De hecho, suele darse más valor a las palabras que contienen las cinco vocales y ninguna repetida, como, efectivamente, _miruvóreva_.
9. Monovocálicas: señorita Keleb-dûr, ¡no vale juntar nombres y adjetivos para hacerla más larga! Pero podían haber usado las declinaciones, y haber ido a _arataryanna_, por ejemplo.
10. Palabra larga (la voz "sesquipedálica" proviene de un tal Horacio, antiguo autor de la Saga Realidad, por cierto): está documentada la palabra paptalasselindeën, "como música de hojas caídas". No queda mal, ¿no?
11. Paronomasias: muy bien ambas.
12. Señorita Keleb-dûr: el uso de cierto apócrifo, erróneo y totalmente desterrable dígrafo le puede costar el curso; yo de usted me precavería. Aparte de eso, ambos tautogramas muy bien.
13. Palíndromos: perfectos (señorita Celebnár, el hecho de que el suyo sea copiado sólo queda compensado porque al menos sé que alguien escucha en mis clases).
14. Por último... un gran esfuerzo el de los pangramas. Ya sólo por eso se los contaré bien. Mejor dicho, se los contaré bien sólo por eso, porque hay varios errores en cada uno de ellos: pero quedarán para otra vez.

Cuando terminó de leer, Celebnár miró hacia el doctor Eleder, pero no le vio: éste se había introducido de nuevo en su despacho. Entonces, alzó los ojos al cielo, suspiró y dijo con voz emocionada:

-Entonces... ¡he aprobado! ¡Esto quiere decir que HE APROBAAAay!!! -y su salto de alegría se vio frenado por el hecho de que su mano seguía firmemente sujeta por el BalrogBedel, que, viendo que no entendía nada de lo que allí se estaba diciendo, se mantenía en su función originaria -¡Tú! -le gritó Celebnár entonces-. ¿Me vas a soltar de una vez o no?

El BalrogBedel dudó, pero los estímulos exteriores no parecían suficientes para hacerle cambiar de actitud -¿Por qué voy a tener que soltarle, señorita? Usted ha infringido una norma, y yo...

-Mira -le cortó Celebnár-: o me sueltas en este mismo instante, o haré que el Rector te... te... -dudó un momento, y de pronto, con un gesto de determinación (hecho con la otra mano) terminó- ¡te sesquipedalice!

Y Celebnár pudo por fin, ante tal amenaza, salir corriendo en dirección a la cafetería, triunfante y victoriosa, y con más orgullo por lo que portaba en la mano del que se dice que mostraba Beren tras obtener el silmaril. Y a ella nadie se la arrancó de un mordisco.

8 Comentarios:

Blogger Celebnár dice...

Celebnár salió tan rápidamente hacia la cafetería que el BalrogBedel casi no tuvo tiempo de darse cuenta de lo que pasaba, intentando averiguar qué era aquello con lo que la estudiante le había amenazado.

Allí, en una mesa, estaban sus compañeros esperando ansiosos...

-¡lo logré, lo logré! ¡tengo las notas del Doc.! Keleb-dûr ¡aprobadaaaaaaas!

Los alumnos me miraban incrédulos sin sospechar cómo había conseguido infiltrarme en el despacho del catedrático de quenya y de repente todos empezaron a preguntar en avalancha cómo había conseguido tal proeza, pero, emulando a los magos, nadie fué capaz de sonsacarme el secreto.

Un rato después, tras celebrar opíparamente (y gratis, jeje) el aprobado, Fëadûr, conociéndome, me volvió a preguntar...

- ¿Cómo lo conseguiste? No puedo creer que hayas podido entrar en el despacho del Dr. Eleder así como así... ya me lo estás contando.

- Pues entré... por la puerta.

Y seguí mi camino tan contenta.



--------------
PD. Dr. Eleder, no era lo que parecía, es que me vi obligada a hacerlo por una apuest... digooooooo por una causa de fuerza mayor obligada por el resto de estudiantes que amenazaban con tomar al asalto su despacho vista su celeridad corrigiendo taaaaaaaaaaaantos exámenes ¡era una multitud tumultuosa! ¡y había fëanorianos entre ellos, puedo asegurarlo! Yo lo hice por su bien,por evitar una catástrofe, ¡y el BalrogBedel no quiso escucharme!

6:37 a. m.  
Blogger Dhoo dice...

Doctor...
esto...
mire pues...
Parece que dejo esto en el salon, me mandaron esto de la departamento de personal, que si usted lo podria contestar para que vaya a su record permanente, yo... esto... digo... a... hmmm... es un ejercicio de rutina.
http://www.iqtest.dk/main.swf

8:00 a. m.  
Blogger Maedhros dice...

Celebnár dijo:

¡y había fëanorianos entre ellos, puedo asegurarlo!

¡Juro que yo no estaba ahi! ¡Eso debe ser cosa de Caranthir!

(Bueh, igual no tendría que jurar, por si aca, pero ya puestos... :P)

10:41 p. m.  
Anonymous Keleb-dûr dice...

Las palabras de Celbnár por fin se abrieron camino hacia el adormecido cerebro de Keleb-dûr, que a esas horas tomaba su séptimo café, tras una laaarga noche de juerg...eeeeeh...estudio.
- ¿Aprobadas?¿En serio? ¡Geniaal!......No Feadûr, ya te ha invitado Celebnár, no vamos a volver a celebrarlo con otra comilona.....y con la satisfacción del deber cumplido se quedó dormida con la cabeza apoyada sobre la mesa de la cafetería.

PD: cuando tengas tiempo corrige los pangramas por fa.
PD2: si es que hay algunas letras que son una KK XDDDDDDDDDDDD

3:09 a. m.  
Blogger Celebnár dice...

¡Feadür si que estaba!
Además... ¡no veas la farra que te perdisteeeeeeeeeeeeeeeeeeeee, Maeddhros! :P

8:29 p. m.  
Blogger Feadur dice...

Cuando por fín conseguí que Celebnár contara la manera en la que se había introducido "subrepticiamente" en el despacho del doctor Eleder me quedé de piedra.

"Celebnár no puedo creer que dijeras que había sido yo el que te incitó a entrar en el despacho del doctor... ¡Y lo que es más inverosimil es que esta excusa tan vil y rastrera colara! ¿Qué problema hay si me dedico a montar partidas de SR en el laboratorio? ¿Y qué si han puesto triple cerrojo al armario de materiales del ala de Químicas después de aquel desgraciado incidente de la nitroglicerina? ¿Es que uno no puede tener iniciativa? Si es que no hay justicia en este mundo...

La perorata se vió interrumpida por el zumbido de cronómetro de cuenta atrás

... Me temo que tengo que dejaros ahora, la incubación ha terminado... - y diciendo esto (y poniendo un par de numenóres para pagar el té de simbelmynë salí de la cafetería no sin antes advertir - Por si las moscas no os acerqueis demasiado al armario de las escobas del 2º sótano del edificio Maglor esta tarde, estoy preparando una sorpresa para San Ulmo...

2:00 p. m.  
Anonymous Elia dice...

Mira, no tengo ni idea de qué va esto, pero te aseguro que me he reído mucho leyéndolo. Otro día que nos veamos me lo explicas todo :p

4:26 p. m.  
Blogger Eowyn Zirbêth dice...

Aunque deduzco que tienes esto un tanto abandonaillo, yo, por si acaso, pregunto: ¿alguna excursión montaraz en el horizonte planificador? Es que necesito echarme al monte, si usted me entiende.

Aish, que vacío está Númenor...

7:01 p. m.  

Publicar un comentario

<< Principal