h Malinorne: septiembre 2005

Malinorne

Bloc cordelero del Dr Eleder, profesor de la Universidad Autónoma de Númenor: UAN

septiembre 01, 2005

Continuación - 1

(Una historia de Alexandre Cambragol y Antonio Anadón)

Quid rides? Mutato nomine de te fabula narratur.
Quinto Horatius Flaccus
El cristal del emisor-receptor, también llamado longisonido, comenzó a vibrar, emitiendo un murmullo audible. Caranthir levantó con cuidado la delicada estructura - se le rompían tres o cuatro receptores cada semana, y tenía que reponerlos de su propia vajilla - y se dispuso a recibir el mensaje:

//-.-// //-/..-// //.--./.-././..././-./-.-./../.-// //.-.-.-//
//.--././.-./--./.-/--/../-./---// //---/.-./-.-./---//
//..../.-/.-../.-../.-/-../---// //.-.-.//

Lanzó el equivalente élfico de un juramento. Era indudable, al menos para él, que la Red Cordelera constituía un cierto adelanto, pero también pensaba que algo habría que hacer para conseguir que la voz pudiese entenderse y no sonase como un ejército de grillos a traves del ... ¿Cómo llamarlo?: ¿aparato?, ¿dispositivo?.

Tardó bastante tiempo en interpretar el envío. Cuando lo consiguió se quedo pensativo.

Un pergamino Orco.

****

Caranthir, tras varios días de viaje, llegó a las estribaciones del Cercano Harad, el inhóspito desierto situado al sur de Gondor, donde los esperaba el portavoz del equipo científico.

...

- Lo encontró un enano. No, no hemos podido saber que es lo que hacía en el desierto. Ya se sabe que los de su estirpe son muy reservados, y que los motivos que los impulsan son muy diferentes a los que mueven a obrar al resto de los seres racionales de la Tierra Media.

...

No, no hemos conseguido retenerlo hasta vuestra llegada.

...

- El pergamino está rasgado, tiene quemaduras a lo largo de su superficie, y su parte final se ha perdido. Contiene lo que parece ser una narración bastante larga, de la cual parece conservarse alrededor de la cuarta parte. Esto hemos conseguido averiguarlo midiendo la anchura del documento, ya que casi todos los manuscritos orcos mantienen una relación numérica entre su altura y su anchura. No me pregunteis por la fórmula, aunque creo que es bastante complicada. Algunos fragmentos del documento están muy dañados.

...

- Sí, nuestros descifradores, del Instituto de Claves y Runas, están trabajando a marchas forzadas para obtener una trascripción.

...

- No, por su estructura parece estar escrito en lengua élfica - lo que no deja de ser curioso tratándose de un documento orco- y cifrado con una clave ligera. Parece que han utilizado para la codificación una simple sustitución de unos caracteres por otros y alguna que otra transposición. Nada que no podamos desentrañar

...

- No, señor. No tenemos ni idea de cómo puede haber llegado aquí.

Caranthir se retiró a su tienda. El viento se movía, grácil, entre las dunas y la arena se transformaba en montaña airada por el transitar del aire. El vapor de agua producido por la condensación se elevaba en un curioso efecto óptico, semejando un fantasma blanco. Algo parecido al sueño empezó a apoderarse de Caranthir.

- ¡Señor, Señor!.

Caranthir se despejó de golpe.

- Nuestros descifradores acaban de pasarme una copia del documento, ya legible.
III


Alsandir estaba encantado. Hacía tiempo que no disfrutaba tanto. Había descubierto, de nuevo, no solamente a los clásicos del Siglo de Oro sino, en general, la Poesía española, tanto anterior como posterior. Le gustaban especialmente los romances, con su curiosa distribución de versos monorrimos, pero no desdeñaba otras invenciones como, por ejemplo, la graciosa lira de Garcil[aso] (1503-1536) :
Si de mi baja lira tanto pudiese el son que en un momento aplacase la ira del animoso viento y la furia del mar y el movimiento, ...

(varios párrafos ilegibles)

...[ej]emplo, el famoso s[on]eto del P. Dominico Sebastià Falssonet Grinyola (1701-1744), en el que, a pesar de no alcanzar el gusto expresivo ni la calidad técnica de San Juan de la [Cr]uz o de Santa Teresa de Jesús, articulaba una delicada obra acerca del deseo de alcanzar las delicias del Paraíso:

Jesús, Señor amado, quiero verte,
Pues eres luz y faro en el camino,
El Buen Pastor que guía y el destino
Del alma que descansa tras la muerte.

Porque eres tu mi Dios, la roca fuerte
Que me protege con amor divino
En este mundo del que, peregrino,
Deseo ya partir y conocerte.

Que bien quisiera ya partir contigo
Y gozar, en eterna complacencia,
De Aquel a quien sin duda yo persigo.

Descanso busco, Dios, en tu clemencia,
El reposo en los brazos del amigo,
Y peno por hallarme en tu presencia.

Un timbrazo interrumpió su ev[oca]ción. Luego una tormenta de ellos, a raudales, enloquecidos. Als (Ilegible, aunque por el contexto es posible que la lección sea “se levantó de” o bien “se irguió de”) un salto del sillón y en cuatro zancadas se plantó en la puerta.

Cuando la abrió, su rostro se quedo petrificado por el asombro.