h Malinorne: La Historia Continúa - 1

Malinorne

Bloc cordelero del Dr Eleder, profesor de la Universidad Autónoma de Númenor: UAN

enero 13, 2006

La Historia Continúa - 1

(Una historia de Alexandre Cambragol y Antonio Aladón)

Reviven aquí otra vez

Los personajes del cuento,

Y he de volver a narrar

Lo que aconteció de nuevo

Al bueno de Alsandir Pers

Y a sus viejos compañeros.

Estaba con sus amigos,

Conviene que recordemos,

Tomándose unas cervezas

Allá en la zona del puerto,

Fablando con el grand A.

Y Jota Treeks, el sereno,

Que llegose hasta Holanda

Siendo un joven caballero.

De pronto, grand sobresalto,

Vienen los omnes de negro,

Y salen por las esquinas

Faciendo del sol reflejo

En brunas gafas de sol

Que ocultan ojos frenéticos.

Los amigos se percatan

E irguiéndose de su asiento

Emprenden veloz huida

Provocando grand revuelo

Entre aquellos que tranquilos

Se tomaban su refresco.

Y los tres ya se escaparon

Hacia la zona del centro;

Los otros los perseguían

Derrochando grand esfuerzo.

Corren y corren y corren

Quedándose sin resuello;

Si los amigos corrían

Tan veloces como el viento

Mas se acercaban los otros

jadeando como perros

Y sin perdellos de vista

Al galope iban tras dellos.

En arribando a un recodo

Divisanse tres senderos

Y les asalta la dubda

Sobre cual escoger destos.

Y sin pensar se deciden

Por el sendero siniestro

El que en Román Paladino

Se llama camino izquierdo.

Han muy pronto despistado

A aquellos que iban zagueros

Y a medida que caminan

No temen ser descubiertos

Pues el barrio en que se fallan

Tiene mil y un recovecos,

Y a aquellos que los seguían

Han dejado atrás, muy lejos.

- Parad, amigos, parad

Si no paro, desfallezco.

Un Jota Treeks muy cansado

dice casi sin aliento.

-Ya no es menester correr

Pues acabose el apremio

Puesto que nadie nos sigue

Que pueda traernos riesgos.

-Pues en lo que a mí concierne

todavía tengo miedo,

¿Quién nos puede asegurar

Que no nos fallarán luego?

Dijo A. con voz cansada

Y con rostro de recelo:

-Yo te lo aseguro, amigo

pues despisto con esmero

a cualquiera que persiga

A mis amigos honestos;

Tened la seguridad,

Que yo os digo por cierto,

Que no nos han de encontrar,

Ni aun viniendo del infierno,

Mil demonios colorados

Desos que atizan el fuego.

Cambiando de asunto ahora

Dejamos por el momento

A los tres buenos amigos

Que han salvado su pellejo.

Y a la Tierra Media vamos

Para cantar con empeño

Las hazañas de Loríndol

- que lleva en la i el acento-

y saber que es lo que face

Caranthir en el desierto.

Fablemos pues de Loríndol

Y su invento cordelero

Que Máquina de Cordel

Le llaman a aqueste engendro.

Delante del Comité

- son cinco grandes expertos,

colosales luminarias

que son de los omnes buenos-

va a presentar nuestro joven

su más querido proyecto.

Ya le pide que les diga,

El que está al lado derecho,

Que allí mismo les explique

Todos los aspectos técnicos,

Y que les cuente al instante

Que quiere decir grilleo,

Y que diligente muestre

De la Máquina el boceto.

Después de muchos detalles

De lo que puede su invento

Un sabio le ha interrumpido

Con un imperioso gesto.

-Esta reunión es, amigo

Solamente un buen pretexto

Para exponeros un plan

Que os afecta por completo

Y no sé como empezar

Pues no me vais a dar crédito;

Escuchar debéis por tanto

Con abierto entendimiento.

¿Sabéis, amigo, que existe,

mas allá otro universo?

¿Que en otras parte se encuentran

maravillosos cerebros?

Comprendo el escepticismo,

Sé que me miráis incrédulo,

Pero seguid escuchando

Porque, sabed que, en efeto,

Es real lo que os digo,

Y de todo punto cierto.

Habéis de saber, amigo

Que en no muy lejano tiempo

Se celebró una reunión

Del afamado Consejo

Y allí se explicó el peligro

Que acechaba al firmamento.

Fablose del digno Tolkien

Del siglo veinte grand genio

Que con su voz poderosa

Forjonos futuro incierto.

De Alsandir también fablose

Y del no se dijo menos

Que reluciendo en su mundo

Aun no ha alcanzado su techo

Y puede su ardiente llama,

Aunque orientada hacia el verso,

Volver a relucir ágil

Y causar un desarreglo

En nuestra ya frágil tierra

Que se esfuerza con denuedo.

¿Qué como se desajusta

el lugar que conocemos?

Ahora os respondo, joven

Ahora os estoy respondiendo

Que tiene todo que ver

Con aquello que pensemos,

Pues vos habéis de saber

Que existe un proceso eterno

De transferencia de ideas

Entre cosmos paralelos.

Y si un pensar poderoso

Se involucra en el proceso

E inventa mil fantasías

Que dan mas de mil rodeos

Es bien seguro que pronto

Ha de producirse intenso

Un horror tan espantable

Que ni imaginarlo quiero.

Y ahora vuestra misión

Ahora mismo da comienzo,

Pues vuestro dispositivo

- Al menos eso creemos-

ha de salvar nuestro globo

con su brillante zaseo.

Caranthir mira la arena

En cavilación inmerso

Y se muestra consternado

Con el Orco documento,

Pues contra su voluntad

Álzase el destino ciego

Y se ve que le ha afectado

El contenido del texto

Que ha convertido en cenizas

Tantos años de desvelo.

¿Quién podrá ser este Bill

Tan poderoso y perverso

Tan pérfido y desleal

Tan felón y tan maléfico?

Como es posible que teja

Tan desalmados manejos?

¿Qué pueden tener que ver

De axedrez los movimientos?

Estas y otras más preguntas

En retazos inconexos

Surgían en la su mente

Como latigazos fieros.

Mas Caranthir, elfo fuerte,

Sobre el azar que es adverso

Sabe levantarse siempre

Que le es preciso a su pueblo.

Y otra vez urdiendo planes

Juntando acontecimientos

Está Caranthir el Grande,

Pues es grande por derecho,

Porque es elfo que sin duda

Se ha labrado enorme mérito.

Y otra vez majestuoso

Hierático e impertérrito

Está escribiendo las cartas

Que llevarán mensajeros

Por toda la Tierra Media

A sus ayudantes elfos,

Pues estos le han de auxiliar

A velocidad de vértigo

En cuanto sepan que el mundo

Se encamina al fundimiento.

Dejamos la Tierra Media

- Que es un universo ajeno-

Y nos volvemos al orbe

Que bien tenemos por nuestro.

Y ha de proseguir la historia

De Alsandir y sus afectos;

Estaban los tres amigos

Aliviados y contentos

Porque habían escapado

Del peligro por los pelos;

Despistado el enemigo

Caminan aun con tiento

Pues aun temen toparse

Con los negros forasteros.

- Vámonos hasta mi casa,

Seguros allí estaremos,

Y no nos han de encontrar

Ni aunque nos lancen sabuesos,

Y además tengo un brebaje

Que resucita a los muertos.

Esto dijo Jota Treeks

Y ya se van satisfechos

A la mansión los amigos

Andando a paso ligero.

- Sobre lo que ocurre ahora

Amigos contar pretendo

Esta historia que encontré

Revisando el argumento

De una endecha que fue escrita

En la época del Medievo:

5 Comentarios:

Anonymous keleb-dûr dice...

Plas plas plas!!!!

-Mira que hay gente ingeniosa oigausté!XD

olatz

10:57 a. m.  
Anonymous Celebnár dice...

Arrobada quedo leyendo
la historia, fermosos versos
No cese el fablar doctor
¡no nos deje tan inciertos!
:P

4:18 p. m.  
Blogger Eleder dice...

Grado a ti, dama fermosa
mas no olvides que esta trama
no es obra de aquest doctor,
que lo es de Antonio y de Cambra

(a quien llaman CambragÓl :P)

4:38 p. m.  
Anonymous keleb-dûr dice...

Vive Dios! que sois tenaz
con el tema del acento
pues CambragOl y LorIndol
ya los vamos aprendiendo.

6:01 p. m.  
Blogger Eleder dice...

Disculpad, dama, pues veo
que me he explicado fatal;
quienes CambragÓl pronuncian,
es que lo pronuncian mal XD

6:12 p. m.  

Publicar un comentario

<< Principal