h Malinorne: febrero 2006

Malinorne

Bloc cordelero del Dr Eleder, profesor de la Universidad Autónoma de Númenor: UAN

febrero 10, 2006

En Medio de la Isla

-"¿Pero ésta no era una clase de quenya? ¿Para qué quiere que estudiemos los ríos de Beleriand?"
-"Calla y síguele la corriente, que si no el Doc se pone muy violento"

Celebnâr y Keleb-dûr, dos estudiantes de las clases de Filología Quenya del Doctor Eleder, susurraban mientras lanzaban asustadas miradas al frente del aula. La pizarra, antaño tan negra como los túneles de Moria, iba llenándose de nombres y más nombres mientras la mano del Catedrático grababa sin parar tengwar y tengwar de conocidos o casi arcanos hidrónimos. El silencio de la clase sólo era roto por el rasgar de la tiza sobre la pizarra, los cuchicheos de los expectantes alumnos, y un curioso y nada familiar sonido de martillazos y ruidos neumáticos que se escuchaban a lo lejos. "Gelion", "Ascar", "Thalos", "Legolin", "Brilthor", "Duilwen", "Adurant", "Celon", "Sirion", "Narog", "Ginglith", "Nenning", "Aros", "Esgalduin", "Drengist", "Mindeb", "Brithon", "Malduin"... colgaban ominosos de la pizarra, como sonriendo irónicamente a los estudiantes.

De pronto, el Doctor Eleder se detuvo. Manteniendo la tiza entre dos dedos, se dio la vuelta lentamente. Miró fijamente a un alumno de la cuarta fila, y **BOOOONNNNGGGGG** El Doctor pegó un respingo por el ruido inesperado, la tiza se escapó de sus dedos y fue a parar a la cabeza de un dormido alumno que lucía una insignia de "Fëanor Vive, La Lucha Sigue".

-¡Eh! ¡¡Me ha agredido!! ¡Eso es violencia y abuso de autoridad! ¡Pronto se va a enterar de lo que vale un silmaril!
-Señor Telperinquë, cállese, por favor -replicó Eleder mirándole serio-. Deme las gracias por haberle despertado. Ah, y límpiese de tiza; imagine que entra el señor Nolendur y le ve así...

Mientras el fëa se sobresaltaba y comenzaba a limpiarse, Eleder prosiguió: -Bien... ¡Aquí los tienen! ¡Los Ríos de Beleriand! ¡Un hermoso mosaico de nombres sindarin, con el que van ustedes a practicar la formación de nombres propios! Por ejemplo... ¡usted! ¿Qué significa _Ascar_?
-Ehm.... "Rápido, impetuoso" -respondió un alumno desgarbado, con una clara expresión de "me ha tocado una que sabía"; y luego, bajando la voz, confesó ufano a su compañera -"ésa me la sé de jugar a rol... en la Saga Realidad existe un idioma llamado "euskera" o "vasco", donde significa exactamente lo mismo..."
-Bien, veo que al menos uno ha estudiado algo... -prosiguió Eleder, satisfecho- ¿Señorita Keleb-dür? ¿Y qué es _Brilthor_?
-Ehm... -la muchacha, de rasgos cetrinos, parpadeó inquieta- Este... ¿"Brillante"?
-No, no es "brillante", señorita; y su futuro académico tampoco -replicó el catedrático, ceñudo-. ¿Y qué es _Adurant_? -y miró a otro alumno.
-Ehhh, ¿"Atorrante"? -se oyó desde las filas traseras. Algunos alumnos sonrieron por primera vez: por fin habían pillado el chiste.
-Eeeeh, yo, yo... y _Aros_ quiere decir "con forma circular".
-Y _Legolin_... ¡es el hermano de Legolas!
-¡Señor, señor! La terminación _-duin_ significa "río" -explicó una muchacha sonriente. Eleder, asintiendo, la animó a proseguir-. Así que _Malduin_ quiere decir "Río Malo" -las risas ya comenzaban a extenderse por toda la clase, y amenazaban con invadir las aulas adyacentes. Eleder gritó -¡BASTA! Está bien... traigan para mañana la etimología de Diez Ríos de Beleriand; y díganme qué nombre sobra y cuál falta de la relación de la pizarra. Y además ***** BOOOONNNNNNNNNGGGGGGGGGGGGGG ***** Esta vez el estruendo fue tan fuerte, que, a falta de tiza, la propia pizarra se descolgó de sus asideros y cayó sobre el suelo.

Eleder corrió hacia la ventana. -¡¡Ya está bien!! No sé qué recontraBalrogs estarán haciendo ahí fuera, pero, por Manwë, Ulmo, Aulë, Varda, Yavanna, Tulkas, Oromë, Nienna y Olofantur, que... que... ¿¿Qué es eso??

Los alumnos habían corrido hacia las ventanas con más prisa de la que se habría dado un fëanoriano al oir "Mira, un silmaril", un fingolfiniano al oir "Mira, un Fëanor" o un finarfiniano al oir "Mira, Mandos". Y todos quedaron perplejos. Allá, en el horizonte, se erguía una estructura inconmensurablemente alta (o al menos más alta que el despacho del Rector, lo que significaba Muy Alta), y los ruidos de su construcción atravesaban toda Ciudad Númenor hasta llegar al campus.

-¡Vaya! Es... es realmente... Algo Muy Alto -musitó un semienano, rascándose la barbilla-. ¿Qué puede ser?
-Pues... yo creo que son extraterrestres... o sea, extraardanos... -dijo un joven humano, preocupado.
-¡Y está más o menos en el centro de la isla! ¿¿Creéis que... han podido descubrir el Meneltarma?? -musitó una rubia vanya, alzando una ceja.
-¡Ya! ¿Descubrirlo? -le replicó un estudiante semiorco- ¿Y hasta ahora no lo habían encontrado porque nadie había mirado hacia allí, no? ¡Lo están... CONSTRUYENDO! -su alma de ingeniero, propia de sus ancestros, se henchía de orgullo.
-Pero ¿y para qué puede serBOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOONNNNNNNGGGGGGGGG -el ruido, ensordecedor ahora, comenzó a atronar por toda la isla. Los alumnos se taparon los oídos con las manos (excepto el fëanoriano, que utilizó astutamente la tiza prestada por el profesor), y observaron cómo el estruendo se iba modulando, para hacerse algo así como OOOOOOOONNNNNNSEGuimos Algo? EEEOOOOOO! Umm, Parece Que SBOOONNNNNNNGGGGMmmm... Bien... ProbemoSSssss... SALIMOS...

"ESTIMADOS HABITANTES DE NÚMENOR, DISCULPEN LAS MOLESTIAS. ESTAMOS EN PRUEBAS"

Eleder enarcó las cejas. ¿Podía ser cierto lo que pensaba?

"PRONTO DESACTIVAREMOS LOS ALTAVOCES, Y SÓLO NOS PODRÁN OIR POR MEDIO DE UN PALANTÓFONO. LA SOCIEDAD DE PALANDIFUSIÓN NÚMENOREANA REGALARÁ LOS PALANTÓFONOS. NO SON MUY BUENOS, PERO SE PUEDE OIR"

Los alumnos pasaron del azoramiento al vivo interés. ¡Regalaban algo! ¡No podía ser nada malo!

"SI DESEAN COLABORAR CON ESTE PROYECTO, POR FAVOR, DEN SU NOMBRE AQUÍ. NECESITAMOS CREADORES DE CONTENIDO, PERSONAS CON VOCES ATRACTIVAS, CONOCEDORES DE LA TECNOLOGÍA DE CORDELES Y DE LOS SISTEMAS DE SONIDO EMEPETRÉS Y SIMILARES, Y COLABORADORES DE TODO TIPO, SIN HABILIDADES ESPECIALES PERO CON GANAS DE AYUDAR"

Los alumnos sintieron decaer de nuevo su interés. Regalaban algo, claro, pero al final sólo ofrecían trabajo. ¡Lo de siempre!

"¡SINTONICEN SUS DIALES! ¡ATIENDAN LA EMISORA! ¡ACOJAN LAS ONDAS HERZIANAS!"

-¿Por qué de pronto se han puesto a hablar en khûzdul? -gritó, alarmada, otra estudiante.
-¡Han dicho algo de "sondas"! ¿Veis cómo son extraterrestres? -replicó uno más.
-Pero esto es... -se oyó.

"¡PRONTO, PARA TODA LA ISLA... RADIO NÚMENOR!"

-"Ummm... esto suena interesante"-, susurró Celebnâr; miró de reojo a Eleder, y tras ver su expresión, terminó en un murmullo- "...y no sé si alegrarme o asustarme!"

¿Interesado en Radio Númenor?